Artrodesis parciales de muñeca

¿En qué consisten estas operaciones?

Las artrodesis parciales de la muñeca son intervenciones quirúrgicas dirigidas a eliminar las superficies articulares móviles de algunos de los huesos de la muñeca para que esas articulaciones se fusionen. Con frecuencia estas intervenciones se combinan con la eliminación de algunos huesos de la muñeca por completo. Algunas de las articulaciones entre los otros huesos de la muñeca se dejan intactas, de manera que proporcionan cierto movimiento de la muñeca después de la operación.

Existen diferentes tipos de artrodesis y varias combinaciones de huesos, en función del problema a tratar, pero el patrón más común se llama escafoidectomía y artrodesis/fusión de 4 esquinas. Esta intervención consiste en extirpar el hueso escafoides (que está artrósico y degenerado) y fusionar los huesos semilunar, capitate/grande, hamate/ganchoso y triquetral/piramidal (para evitar que se desorganicen), (Figura 1).  El movimiento se conserva en la base del pulgar y entre el semilunar y el radio distal.  La fusión de los huesos se puede realizar con diferentes materiales como placas y tornillos, tornillos a compresión, agujas, cerclaje de alambre, grapas de metal de 4 puntas,..

 


Figura 1:  Fusión parcial de la muñeca.  Artrodesis 4 esquinas con tornillos a compresión.

 

¿Cuándo se necesita esta operación?

Esta operación se realiza para aliviar el dolor de la parte desgastada de la articulación de la muñeca y, al mismo tiempo, mantener el movimiento en las partes de la muñeca que no están desgastadas o artrósicas.

Antes de considerar la cirugía deben probarse otras medidas como los analgésicos, la modificación de la actividad, las férulas o muñequeras y las inyecciones de esteroides en la articulación dolorosa.  La mayoría de los pacientes con artrosis de muñeca pueden controlar sus síntomas de esta manera sin necesidad de operación, al menos durante un tiempo.

 

¿Cuál es la operación adecuada para usted?

Existen varias alternativas quirúrgicas a una fusión parcial de la muñeca. La mejor opción para cada paciente depende de lo que sienta sobre los riesgos quirúrgicos,  de sus requisitos funcionales y del patrón de artrosis que tenga.

Las alternativas incluyen:

  • Denervación de la muñeca: esto implica eliminar los nervios pequeños que proporcionan sensibilidad a la articulación de la muñeca. En algunas personas, esto puede aliviar el dolor durante algunos años para permitirle una función de manera más efectiva.
  • Estiloidectomía radial: en las etapas iniciales de la artrosis alrededor del escafoides, sólo la punta del radio se encuentra artrósico. A veces, quitar solo esta punta del hueso puede aliviar el dolor durante un tiempo.
  • Artrodesis total de la muñeca: esto implica fusionar todos los huesos de la muñeca, pero dejando libre la articulación radio-cubital distal (la que permite el giro entre el radio y el cúbito).
  • Prótesis de muñeca: esto implica fusionar algunos de los huesos de la muñeca y sustituir otros con prótesis.
  • Carpectomía de la hilera proximal: esto implica extraer la primera hilera de huesos de la muñeca cuando están dañados y basar el movimiento de la muñeca en los huesos restantes.

 

Su Cirujano de Mano puede explicarle y discutir las mejores opciones para tratar su caso.

 

¿Cuáles son los principales riesgos de esta operación?

Hinchazón, rigidez y dolor cicatricial.

Esto se puede reducir manteniendo el brazo elevado y moviendo todas las articulaciones libres lo antes posible. En la mayoría de las personas, la hinchazón general se reduce drásticamente en la primera semana después de la operación.

La hinchazón local alrededor de la zona quirúrgica puede persistir durante varios meses. La hinchazón local puede reducirse masajeando los tejidos y esto también puede mejorar cualquier irritabilidad en la cicatriz quirúrgica.

Después de esta operación se debe esperar una pérdida de movimiento en la articulación de la muñeca.  Como promedio, se suele mantener aproximadamente la mitad del rango de movimiento previo de la muñeca.

 

Infección

La infección es una complicación muy poco frecuente en la mano (menos del 1% de los casos). Las infecciones locales de la herida a menudo se pueden tratar con antibióticos orales. Las infecciones raras y profundas pueden requerir el reingreso en el hospital, antibióticos intravenosos y ocasionalmente nuevas cirugías.

 

Daños en los nervios

Estas operaciones no deberían dañar los nervios principales de la mano, pero los nervios pequeños de la piel pueden verse afectados. Esto puede provocar pequeñas zonas de entumecimiento en el dorso de la mano y la muñeca, que a veces pueden ser permanentes. Esto puede llegar a ser incómodo, pero no debería afectar el funcionamiento de su mano.

 

Fracaso de la fusión ósea

Existe un 10% de posibilidades de que los huesos se unan muy lentamente o de que no se unan (pseudoartrosis o no unión) tras esta operación.  Si los huesos no se unen, la articulación puede seguir provocando dolor y el material de osteosíntesis puede comenzar a soltarse pasado un tiempo. En cualquiera de estos dos casos, podría ser necesario una nueva cirugía para solucionarlo.

 

Artrosis en las articulaciones restantes

Es posible que las articulaciones restantes de la muñeca pudieran desgastarse con el tiempo tras esta operación, ya que quedan como resultado menos articulaciones para distribuir las cargas de la muñeca.  Si esto ocurriera en un futuro, todavía se podría recurrir a la fusión o artrodesis total de la muñeca (Figura 2).

 


Figura 2:  Artrodesis total de muñeca con placa y tornillos.

 

Síntomas residuales

Esta operación resulta muy útil para aliviar el dolor en la articulación artrósica con una valoración promedio de dolor de 1.31 en una escala de 0 al 10 en reposo y  de 2.62 con carga a los 6 meses después de la cirugía, según algunos estudios.

Esto significa que, si bien estas operaciones mejoran la calidad de vida de los pacientes en términos de dolor e incluso funcionalidad, la mayoría de los pacientes presentarán molestias residuales en la muñeca tras estas cirugías.

Su Cirujano de Mano puede explicarle y discutir las mejores opciones para tratar su caso.