Epicondilitis (Codo de Tenista)

¿QUÉ ES LA EPICONDILITIS?

 

La Epicondilitis es una inflamación de los tendones de la musculatura que se insertan en la cara externa del codo.  También es conocida comúnmente como “Codo de Tenista” debido a la relación entre aficionados a practicar este deporte y el desarrollo de este problema.  La función de esta musculatura es la de extender (levantar o estirar) la muñeca y los dedos.

 

¿CUAL ES LA CAUSA DE LA EPICONDILITIS?

 

No sólo los aficionados a jugar al tenis pueden sufrir epicondilitis sino que puede afectar a toda la población en general.  Está causada por enérgicas actividades repetitivas de levantamiento de peso con la mano mirando hacia abajo.  Cuando ocurre en relación al tenis generalmente se debe al uso de una raqueta inapropiada, un mal agarre de la raqueta o una mala técnica de juego.

El dolor puede ser intenso en el borde externo del codo y se puede irradiar a los músculos del antebrazo (Figura 1).  Los síntomas pueden progresar hasta el punto de que el paciente no pueda levantar ni siquiera objetos ligeros debido al dolor.  La epicondilitis suele afectar más frecuentemente a pacientes entre los 30 y los 40 años.

 


Figura 1

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

 

La epicondilitis se diagnostica mediante la historia clínica y la exploración física, pero en ocasiones puede ser preciso la ayuda pruebas complementarias como Radiografías, Ecografía o Resonancia Magnética para confirmarla o descartar otros problemas.

 

¿CUAL ES EL TRATAMIENTO?

 

El tratamiento de la epicondilitis incluye la limitación o prohibición de actividades que provoquen el dolor.  Ciertas ortesis o bandas de antebrazo pueden usarse para disminuir la tensión de los tendones lesionados.  Los ejercicios de estiramiento y la Rehabilitación son otros tratamientos útiles para que el paciente pueda recuperar sus actividades normales.  En ocasiones, la Epicondilitis puede ser crónica y puede tardar varias semanas o meses en curar.

 

Si el tratamiento conservador no mejora los síntomas las siguientes opciones pueden ser infiltraciones o la cirugía.  Existen diferentes técnicas quirúrgicas para tratar la epicondilitis.  Su Cirujano de Mano podrá aconsejarle de cual es la mejor opción para usted.