Cirujano Ortopédico y Traumatólogo especializado en Cirugía de la Mano y Microcirugía

Médico cirujano

Especialista en
Ortopedia y Traumatología

Especialidad en
Cirugía de mano y Microcirugía

El Dr. Polo es un Cirujano Ortopédico y Traumatólogo especializado en Cirugía de la Mano y Microcirugía en el Christine M. Kleinert Intitute for Hand & Microsurgery en Louisville , (Kentucky, USA), uno de los más prestigiosos centros de cirugía de la mano del mundo.

  • Miembro Internacional de la Sociedad Americana de Cirugía de la Mano (American Society for Surgery of the Hand – ASSH).
  • Miembro de la Sociedad Española de Cirugía de la Mano (SECMA).
  • Miembro de la Sociedad Europea de Artroscopia de Muñeca (European Wrist Arthroscopy Society – EWAS)
  • Miembro de la Christine M.Kleinert Institute for Hand and Microsurgery Society.
  • Miembro de la Unidad de Mano del Hospital Universitario HM Montepríncipe.
Dr. Fernando Polo Simón

HM Montepríncipe · Concertar cita en 902 08 98 00

ESPECIALIDADES

El Dr. Polo es un Cirujano Ortopédico y Traumatólogo especializado en Cirugía de la Mano y Microcirugía en el Christine M. Kleinert Intitute for Hand & Microsurgery en Louisville , (Kentucky, USA), uno de los más prestigiosos centros de cirugía de la mano del mundo.

CIRUGÍA DE LA MANO

Cuando se produce un problema en la mano, se deben tratar correctamente cada uno de los distintos tejidos que hacen que su función sea posible. La Cirugía de la Mano es el campo de la medicina que se encarga de tratar los problemas de la mano, muñeca, antebrazo y codo. Los Cirujanos de la Mano son especialistas...

MICROCIRUGÍA

La Microcirugía está constituida por un conjunto de técnicas quirúrgicas que se vale de la magnificación del campo quirúrgico mediante instrumentos ópticos que, por lo reducido dicho campo, requieren el empleo del instrumental quirúrgico y material de sutura muy fino, permitiendo a los cirujanos acceder a minúsculas...

ARTROSCOPIA

La artroscopia representa una poderosa herramienta en el diagnóstico y tratamiento de una enorme cantidad de lesiones y enfermedades traumatológicas. El desarrollo de modernas técnicas artroscópicas permite tratar mejor a nuestros pacientes proporcionándoles enormes beneficios...

MANO Y MUÑECA TRAUMÁTICAS

La mano y la muñeca son áreas muy propensas a sufrir accidentes (laborales, deportivos, casuales,...). Las lesiones pueden ser de diversa severidad: desde fracturas y esguinces a heridas simples o graves que afectan a tendones, nervios y/o vasos sanguíneos. Sea cual sea la severidad de las lesiones deben ser evaluadas y ...

ARTROSIS

La artrosis es una enfermedad articular degenerativa en la que el cartílago liso que recubre las superficies óseas de la articulación se lesiona o desgasta con el tiempo. La artrosis (desgaste o degeneración de las articulaciones) puede afectar cualquier articulación del cuerpo, incluidas las articulaciones entre los 29 huesos de la muñeca, la mano y los dedos.

LESIONES / COMPRESIONES DE NERVIOS PERIFÉRICOS

Los nervios son los 'cables' de nuestro organismo, encargados de llevar la información entre el cerebro y el resto del cuerpo. Los nervios se pueden lesionar por compresión, por estiramiento o por un corte. El Síndrome del Túnel Carpiano es el ejemplo más conocido de lesión producida por compresión, pero ...

LESIONES DEPORTIVAS DE LA MANO, MUÑECA Y CODO

La extremidad superior es una de las zonas de mayor impacto de las lesiones deportivas. Conseguir una completa recuperación y en el menor tiempo posible depende de un tratamiento correcto y altamente especializado.

CODO Y ANTEBRAZO

El codo es una de las articulaciones más importantes del brazo, desde el punto de vista funcional. Debido a este importante rol, es frecuente que sufra lesiones por sobrecarga como las conocidas epicondilitis (codo de tenista ) y epitrocleitis (codo de golfista)...

PREGUNTAS FRECUENTES

1. ¿Por qué se me duermen las manos? Síntomas de la compresión de un nervio.

Una de los motivos más frecuentes de consulta al médico es el adormecimiento o la sensación de hormigueo en las manos o los brazos. Estos síntomas pueden ser intermitentes o, incluso, pueden padecerse constantemente.

Generalmente, esta sintomatología suele deberse a la compresión de un nervio.

Un ejemplo muy frecuente es el Síndrome del Túnel Carpiano, que ocurre cuando el Nervio Mediano sufre demasiada presión a su paso por la muñeca. Esto puede producir síntomas como falta de sensibilidad en la mano, hormigueos, dolor en la mano, muñeca o antebrazo e incluso debilidad del pulgar. Los síntomas del Síndrome del Túnel Carpiano pueden ser intermitentes o, si es severo, pueden padecerse constantemente.

Hay muchos otros signos de lesión nerviosa: atrofia de los músculos, cambios de coloración de la piel e incluso cambios en la sudoración de algunas zonas.

Los signos y los síntomas de las lesiones nerviosas pueden ser diferentes dependiendo del nervio lesionado, del tipo de lesión y de la gravedad de la misma.

Si padece alguno de estos síntomas es recomendable que consulte a su Cirujano de la Mano para poder ser diagnosticado y tratado de la mejor manera posible.

2. ¿Cómo deben cuidarse las cicatrices?

La formación de cicatrices es una respuesta normal tras sufrir heridas o tras cirugía. Es la forma en la que el cuerpo repara las estructuras lesionadas.

Una cicatriz activa puede estar enrojecida, elevada, algo endurecida y gruesa.

El tejido cicatricial puede afectar sólo a la piel superficial o puede afectar a tejidos más profundos bajo la piel, incluyendo nervios y tendones.

En ocasiones pueden estar muy sensibles y pueden llegar a limitar la movilidad y la función de la mano.

Cicatrización de las heridas

Una vez que la piel y los tejidos profundos han cicatrizado, la cicatriz pasa por 4 fases diferentes de curación:

  1. Hemostasia (para el sangrado).
  2. Inflamación.
  3. Reparación.
  4. Remodelación del tejido cicatricial.

En el momento en que la piel ha cicatrizado (7 a 12 días, dependiendo de la zona), las primeras 2 fases ya se han producido.

Aunque la cicatriz inicial de la piel puede ser mínima, generalmente aumenta de tamaño y se vuelve más roja durante las siguientes 4-6 semanas. Una cicatriz activa es típicamente algo dura, gruesa, enrojecida y está elevada. A veces, estos cambios son malinterpretados por el paciente como signos de infección. Sin embargo, a diferencia de una infección, en una cicatrización normal de las heridas NO se producirán ampollas o supuración.

La capa más superficial de la cicatriz frecuentemente se puede desprender mientras que las capas más profundas permanecen intactas. A veces, esta situación puede dar la impresión de que la herida se está abriendo pero, sin embargo, es normal.

Una vez que pasa la fase de inflamación/enrojecimiento la herida gradualmente disminuye en tamaño y coloración durante los siguientes 2-3 meses. Después la cicatriz se vuelve blanda y tiene una coloración más natural en la mayoría de los pacientes.

Fig.1 – FASES DE LA CICATRIZ

Tratamiento

Su Cirujano de Mano y su Fisioterapeuta le pueden recomendar una serie de tratamientos una vez que su herida ha cicatrizado, las incisiones han cerrado y las suturas se han retirado. El momento del tratamiento de las cicatrices varía dependiendo del tipo de herida sufrida o cirugía a la que ha sido sometido.

El tratamiento para el cuidado de las cicatrices puede incluir:

Masaje de la cicatriz: Esto puede ayudar a reducir el dolor y la hipersensibilidad de la cicatriz y suavizar y/o despegar adherencias a las estructuras profundas, especialmente tendones y articulaciones. El masaje de la cicatriz ayuda a que la cicatriz sea suave y fácil de movilizar.

Programa precoz de ejercicios controlados: Esto puede prevenir la rigidez de las articulaciones vecinas y mantener el deslizamiento de los tendones bajo la piel.

Masaje, vibración y frotar la cicatriz con diferentes texturas: puede ayudar en caso de cicatrices hipersensibles, que ocurren cuando los nervios de la piel y tejidos más profundos se afectan durante la lesión o la cirugía. Además de esto, la cicatriz puede sumergirse o meterse en medios que provoquen ligero roce como, por ejemplo, arena (limpia), plastilina,…

El objetivo de este tratamiento es reducir la sensibilidad de la cicatriz y ayudar a la piel y los nervios a volver a tolerar las fuerzas y tensiones a los que se les somete durante el día a día. Este proceso de “des-sensibilización” o “re-educación sensorial” de la cicatriz puede durar hasta 4-5 meses y lo mejor es comenzarlo lo antes posible en cuanto la piel y los tejidos adyacentes han cerrado adecuadamente.

Infiltraciones o cirugía: para problemas especiales de la cicatrización, como cicatrices/contracturas/retracciones por quemaduras o queloides que requieren un tratamiento más agresivo. Guantes especiales o tratamiento con cremas especiales puede ser recomendable en el caso de quemaduras.

Algunas cicatrices pueden precisar hasta 1 año hasta remodelar/madurar por completo. Por lo tanto, no se debe ofrecer la intervención de algunas cicatrices hasta pasado 1 año de la herida o cirugía. Se considera que las cicatrices han completado el proceso de curación cuando presentan una coloración leve, son suaves, flexibles y no dolorosas al tacto. Cuando son recientes y están en proceso de curación (rosadas, enrojecidas, elevadas, gruesas y sensibles) deben protegerse del sol, puesto que la luz solar puede dañarlas y hacer que oscurezcan su color definitivo de manera irreversible.

3. ¿Debo aplicar Calor o Frío?

Aplicar calor o frío es un método habitual de tratamiento de las lesiones, rigideces, inflamación o dolor.

Cuando se aplican a los dedos, las manos y las muñecas, pueden ser útiles para lesiones recientes (contusiones o fracturas) o lesiones crónicas: inflamación, rigidez e irritación.

Beneficios del calor

El calor ayuda a mantener las estructuras anatómicas en movimiento mediante la aceleración de moléculas en los tejidos e incrementando el flujo sanguíneo.

El calor es útil para la rigidez de las articulaciones y músculos y puede ser de gran ayuda antes de realizar ciertas actividades. (Recordemos el calentamiento de los deportistas antes de hacer ejercicio).

Una ducha o baño caliente puede ayudar a reducir el dolor y la rigidez de las articulaciones, especialmente a primera hora de la mañana.

Sin embargo, demasiado calor puede causar inflamación, quemaduras en la piel y los tejidos, e incluso el desvanecimiento, por lo que estos tratamientos han de realizarse con moderación.

Beneficios del frío.

Si hay dolor, inflamación y/o irritación después de realizar alguna actividad, el frío local puede reducir estos síntomas. El frío enlentece el movimiento de las moléculas en los tejidos y disminuye el flujo sanguíneo.

 

Figura 1

Los tratamientos de frío más habituales son el hielo o algo que se ha enfriado en el congelador, como determinados geles especiales en bolsa. (Figura 1)
Aplique el frío en la zona deseada (sin que el hielo entre en contacto directo con la piel) durante 15 minutos y retírelo otros 15 minutos, antes de volverlo a aplicar.

Al igual que con el calor, demasiado frío puede ralentizar y hacer más rígidas algunas articulaciones doloridas, por lo que debe aplicarse con moderación. Aplicar el hielo o algo muy frío sobre la piel puede producir lesiones. Siempre se ha de cubrir la fuente de frío con algún tipo de tela.

Si un vendaje o una escayola son demasiado gruesas y el frío no lo traspasan, aplique el frío en el área más cercana que se encuentre expuesta.

Deje de aplicarse el hielo si nota mucho dolor o adormecimiento de la zona debido al frío.

4. ¿Qué son las infiltraciones? ¿Son malas?

Las comúnmente denominadas “infiltraciones”, son inyecciones que generalmente constan de un corticoide y un anestésico local y constituyen un tratamiento útil para determinados problemas de la mano y resto de la extremidad superior.

Algunos ejemplos de estos problemas son los dedos en resorte, tendinitis, algunas artritis, e incluso el Síndrome del túnel carpiano y ocasionalmente la epicondilitis.

Los corticoides son fármacos con una potente acción anti-inflamatoria y si bien no carecen de posibles efectos secundarios, pueden ser muy útiles y beneficiosos para determinados procesos inflamatorios.

Las infiltraciones suelen comenzar a tener efecto unos pocos días tras su aplicación y sus beneficios pueden durar durante semanas; sin embargo, los resultados no son los mismos para cada paciente ni para cada problema. Para algunos problemas una sola inyección puede ser la solución definitiva y para otros pueden ser precisas varias infiltraciones.

No hay una regla o protocolo establecido para cuantas infiltraciones pueden realizarse en una persona. Sin embargo, se sabe que las inyecciones han de ser limitadas puesto que infiltraciones repetidas con frecuencia pueden dañar los tendones y/o el cartílago.

Efectos secundarios

El efecto secundario más frecuente es el posible aumento temporal del dolor en la zona de infiltración durante las siguientes 24-48 horas. Esto puede tratarse aplicando frío y manteniendo reposo de la zona, además de algún analgésico.

Otros efectos adversos posibles:

– Aumento de la glucemia (azúcar en la sangre) en los diabéticos durante 5 días aproximádamente.

– Adelgazamiento y pérdida de color de la piel en la zona de la infiltración. Esta complicación es más frecuente en los pacientes de piel más oscura y suele ser irreversible.

– Debilitamiento de los tendones, haciéndolos más propensos a la rotura.

– Reacciones alérgicas (raro).

Una de las complicaciones raras, pero más graves, es la infección. Esto adquiere mayor relevancia cuando la infiltración es en alguna articulación. Si usted nota enrojecimiento, dolor muy intenso o calor en la zona de la infiltración o si presenta fiebre mayor a 38ºC tras haber sido infiltrado, debe acudir a la consulta de su cirujano de mano de inmediato o a un Servicio de Urgencias.

    

5. ¿Cómo debo cuidar una escayola o una férula?

¿Cómo cuidar una escayola o una férula?

Las férulas y las escayolas son sujeciones que se usan para proteger las lesiones de los huesos y/o los tejidos blandos. Las escayolas (o yesos) rodean por completo la zona lesionada a modo de coraza rígida y dura, mientras que las férulas proporcionan un soporte rígido tan sólo por alguno de los lados, con zonas de vendaje elástico en medio.

Las férulas suelen usarse en las fases post-operatorias inmediatas o inmediatamente tras la lesión, cuando hay más posibilidades de que se produzca inflamación, porque se adaptan mejor a esta situación.

Cuando sea necesario inmovilizar alguna parte del brazo, su Cirujano de Mano decidirá cual es la manera más apropiada de hacerlo.

Materiales

Las escayolas están hechas con yeso o fibra de vidrio. La mayoría, además, han de tener una capa de tejido blando y almohadillado bajo la dura capa de yeso para proteger del roce.

Se pueden realizar radiografías con la escayola puesta. Aunque pueden ocultar algunos detalles sutiles de la radiografía, en ocasiones es necesario y más beneficioso que retirar la escayola para realizarlas.

Las férulas también están hechas con estos materiales o con plástico, tela o aluminio. Pueden ser preformadas o hechas a medida. Suelen venir en una gran variedad de formas y tamaños para adaptarse a las necesidades específicas de cada caso.

La inflamación y las escayolas

La inflamación producida por la lesión o la cirugía suele ser más llamativa durante los 2 ó 3 primeros días. La inflamación puede causar un aumento de presión en la férula o la escayola, haciendo que aumente la sensación de estar más apretada.

Para ayudar a disminuir la inflamación, debe mantener la mano y el brazo en alto (por encima del corazón) utilizando un cabestrillo, unas almohadas o cualquier otro mecanismo de soporte, si es posible. La elevación de la mano ayuda al drenaje (por la fuerza de gravedad) de la sangre y demás fluidos que provocan la inflamación. La elevación también puede disminuir el dolor.

Si la inflamación incrementa demasiado, la escayola o la férula pueden llegar a apretar demasiado.

Los siguientes signos o síntomas deben vigilarse y, si aparecen, debe acudir al Servicio de Urgencias o contactar con su doctor lo antes posible:

  1. Dolor muy severo o que empeora, a pesar del tratamiento analgésico correcto.
  2. Hormigueos y calambres continuos en la mano o los dedos.
  3. Quemazón, punzadas o escozor continuos.
  4. Inflamación severa de la mano o los dedos y/o cambios de coloración en los mismos.
  5. Dificultad para mover la mano y/o los dedos.

A veces, si la escayola está muy apretada o muy suelta cuando la inflamación baja, puede ser necesario cambiarla.

Cuidados de las escayolas y las férulas

Mantenga la escayola limpia y seca y NUNCA introduzca objetos en su interior para rascarse. Lo contrario puede provocar irritación de la piel, heridas e infecciones severas.

Una escayola húmeda puede reblandecerse y perder su función.

Use bolsas de plástico o protectores de escayolas a prueba de agua y selle la bolsa o los protectores con gomas elásticas o esparadrapos resistentes al agua a la hora del aseo. Procure mantener el brazo en alto para que el agua no penetre en la bolsa.

Aún con estas medidas, no es infrecuente que la escayola acabe mojándose por lo que lo más recomendable es evitar el contacto directo con el agua y enjabonarse y aclararse las distintas partes del cuerpo con una esponja.

No mantenga la escayola cubierta mucho tiempo para evitar que la humedad del propio sudor acabe enmoheciéndola.

NUNCA afloje, recorte o retire la escayola o férula por su cuenta. Si los bordes de la escayola le molestan o provocan irritación, consulte a su doctor, que le proporcionará una solución con los instrumentos adecuados.

Si su escayola presenta grietas o partes que se han reblandecido consulte a su doctor por si necesita ser reparada o cambiada.

Retirada de la escayola

NUNCA retire la escayola o férula por su cuenta. Puede cortarse o complicar la curación de sus lesiones. Las inmovilizaciones (escayolas, férulas,…) sólo han de retirarlas los profesionales con adecuado entrenamiento y herramientas.

Las escayolas se retiran con una sierra de yeso especial que no provoca cortes en la piel.

Recuerde que las escayolas se ponen para proteger su lesión mientras cura. Es sólo una molestia o inconveniente temporal con el objetivo de ayudarle a recuperarse.

6. Consejos tras una cirugía.

Los siguientes consejos son recomendaciones generales e inespecíficas tras una cirugía de la mano, muñeca y codo. Si bien estas son de uso común, es MUY IMPORTANTE ceñirse a las recomendaciones específicas para cada caso concreto que le indique su Cirujano de la Mano.

Recomendaciones generales:

  • Mantener el miembro intervenido elevado y movilizar dedos frecuentemente.
  • Aplicar frío local 15 min cada 6-8 horas.
  • Mantener el vendaje limpio y seco y NO introducir objetos en su interior para rascarse.
  • Respete la pauta analgésica y del resto de medicación prescrita por su Cirujano. En caso de duda, póngase en contacto con él o su Servicio Quirúrgico.
  • Controle diariamente su temperatura corporal 2 ó 3 veces.
  • En caso de fiebre mayor a 38ºC, dolor muy intenso que no cede con analgésicos, hormigueo constante, tumefacción importante y/o dificultad para mover los dedos acudir al Servicio de Urgencias.
  • Respete las pautas específicas sobre el cuidado de su lesión o cirugía que le indique su Cirujano.

7. Algunos ejercicios para los dedos y la mano.

Ejercicios de movilidad activa de la mano y dedos

1. Estirar los dedos de manera que quede la mano plana (Fig.1.a). Después cerrar la mano sólo por los nudillos, manteniendo el resto de las articulaciones de los dedos rectas (Fig.1.b y 1.c). Relajar los dedos y repetir de nuevo. (Video nº1).

 


2. Mantener los nudillos y la muñeca rectos (Fig.2.a) y flexionar (doblar) sólo las articulaciones de los dedos. (Fig.2.b y 2.c) Relajar los dedos y repetir de nuevo.
También se puede compaginar con la flexión completa de la mano desde la posición de flexión de los dedos. (Vídeo nº2).

 

3. Cerrar la mano completamente haciendo un puño asegurándose de flexionar (doblar) todas las articulaciones lo máximo posible (Fig.3). Relajar.

 

4. Extender (estirar) los dedos lo máximo posible (Fig.4). Relajar los dedos y repetir de nuevo.

 

5. Hacer una “O” tocando la punta del pulgar con la punta de cada uno de los otros dedos (como contando monedas). (Fig.5.a,b,c,d) Después de tocar cada uno de los dedos abrir completamente la mano. Relajar los dedos y repetir de nuevo. Se puede completar este ejercicio tocando después el resto de las falanges de los dedos una por una. (Vídeo 5)


6. Poner la palma de la mano sobre la mesa. Separar todo lo posible los dedos estirados (Fig 6.a) y después juntarlos de nuevo (Fig 6.b). Relajar los dedos y repetir de nuevo.

 

Ejercicios de movilidad activa de la muñeca

7. Con los dedos relajados, flexionar (doblar) lo máximo posible la muñeca y aguantar 3-5 segundos en posición de máxima flexión (Fig. 7.a,b). Después, relajar la muñeca y realizar el movimiento opuesto: extenderla lo máximo posible y aguantar 3-5 segundos en posición de máxima extensión (Fig. 7.c,d). Relajar los dedos y repetir de nuevo.

 

8. Con la palma de la mano apoyada sobre una mesa y los dedos estirados, desviar hacia un lado y hacia el otro lo máximo posible la muñeca aguantando unos segundos en cada una de las posiciones (Fig 8.a,b,c,d). (Vídeo 8).

 

8. ¿Como afecta el tabaco a mi lesión?

 

Fumar cigarros, puros, en pipa y cigarros electrónicos ha demostrado ser perjudicial para la curación de las lesiones y empeora las condiciones médicas de las distintas partes del cuerpo.

Estos efectos negativos pueden afectar también a las manos y extremidades superiores.

Los investigadores han relacionado fumar con:

  • Disminución del flujo sanguíneo.
  • Dificultad en la cicatrización de las heridas y/o complicaciones en las mismas.
  • Dificultad en la consolidación de los huesos.
  • Incremento en los problemas de circulación sanguínea.
  • Empeoramiento en los problemas de los nervios.

Todos estos problemas pueden afectar muy negativamente a las manos y extremidades superiores.

Por ejemplo, la disminución del flujo sanguíneo (disminución de la luz de los vasos sanguíneos) puede afectar a los pequeños vasos sanguíneos de la punta de los dedos y de los vasos que van a los huesos, a los nervios y a otros importantes tejidos de la mano llegando a producir serias complicaciones. Algunos ejemplos son:

  • Las fracturas (husos rotos) presentan más dificultad en consolidar en los fumadores. Algunas fracturas pueden no llegar a consolidar nunca (pseudoartrosis).
  • La Enfermedad de Dupuytren puede ocurrir con más frecuencia en fumadores.
  • Los Problemas de los nervios, debido a compresión de los mismos, pueden ser más graves en fumadores que además tienen otros problemas de circulación como diabetes.
  • El Síndrome de Dolor Regional Complejo está relacionado estadísticamente con el hecho de fumar.
  • La cicatrización de la piel se dificulta con la nicotina y el tabaco.

Los fumadores deben dejar de fumar antes de someterse a cirugías o cuando están recuperándose de lesiones por traumatismos, enfermedades o cirugías urgentes. Es recomendable dejar de fumar lo antes posible para permitir al cuerpo recuperarse.

El tabaquismo es un factor negativo tan importante que en ciertas circunstancias, ser fumador puede contraindicar la realización de determinadas cirugías.

PROBLEMAS Y PROCEDIMIENTOS FRECUENTES

Ofrecemos una adecuada orientación sobre la manera más segura y eficaz de enfocar el proceso médico, quirúrgico y rehabilitador y la vuelta al desempeño de las actividades deportivas, laborales y de ocio.Todo nuestro esfuerzo está dirigido a brindar a nuestros pacientes una atención altamente personalizada y de la máxima calidad.

  • EN MANO Y DEDOS

    • Esguince de placa volar.
    • Fractura de Benett.
    • Fracturas de la mano.
    • Fractura del 5º Metacarpiano.
    • Rizartrosis

  • MUÑECA

    • Lesiones nerviosas.
    • Esguinces de muñeca.
    • Fractura de escafoides.
    • Síndrome del Túnel Carpiano.
    • Tendinitis de De Quervain.

  • CODO

    • Epicondilitis (Codo de Tenista).
    • Epitrocleitis (Codo del Golfista).
    • Fracturas de codo.
    • Neuropatías Compresivas.
    • Síndrome del Túnel Cubital.

  • LESIONES DEPORTIVAS

    • Epicondilitis (Codo de Tenista).
    • Epitrocleitis (Codo del Golfista).
    • Lesiones del boxeador.
    • Lesiones del Golf.
    • Lesiones de Ski y Snowboard.

Avda. de Montepríncipe, 25
28660 Boadilla del Monte, Madrid.

– Dr. FERNANDO POLO SIMÓN –
TEL. 902 08 98 00
PIDE CITA ON-LINE