Pulgar del esquiador / Ligamento Colateral Cubital.

DESCRIPCIÓN

Un esguince es una lesión de un ligamento (que son los tejidos blandos que conectan los huesos entre sí en las articulaciones).

En el pulgar el ligamento que se lesiona con mayor frecuencia es el ligamento colateral cubital. Este ayuda a mantener estable y sujetar el pulgar con el resto de la mano en el lado del pulgar cercano al dedo índice.  Le permite al pulgar servir de poste. La lesión de este ligamento también se conoce con el nombre de “pulgar del esquiador” porque es una lesión que se produce con frecuencia por el bastón del esquí.

 

El ligamento colateral radial está al otro lado de esta articulación del pulgar. Puede desgarrarse, pero no es tan común como el desgarro o rotura del ligamento colateral cubital. En la Figura 1 pueden verse ambos ligamentos.

 


Figura 1: El ligamento colateral cubital y el ligamento colateral radial ayudan a estabilizar el pulgar.

 

 

Figura 2:  Mecanismo de lesión del “pulgar del esquiador”.

 

CAUSAS

 

Los esguinces son comunes al realizar actividades deportivas, cuando el pulgar se queda enganchado en otro jugador, apoya mal en el suelo o recibe el golpe de una pelota, o bien cuando el pulgar se dobla hasta una posición extrema.  También pueden producirse por caídas accidentales.  Es importante tener en cuenta que cuando ocurren estos accidentes pueden lesionarse uno o más ligamentos. (Figura 2).

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS

 

El pulgar o la mano, por lo general, se inflaman; puede aparecer un hematoma. El dolor puede durar una o dos semanas. Después, el problema suele ser más de carácter funcional, no produce tanto dolor, pero sí dificultad para escribir, para girar la manilla de una puerta o para sostener un vaso, etc.  A veces se siente más debilidad  o falta de estabilidad que dolor (Figura 3).

 

TRATAMIENTO

 

Las radiografías pueden demostrar si los huesos del pulgar y de la mano están rotos. Su Cirujano de Mano le examinará el pulgar para determinar si el ligamento está lesionado.

 

Algunos esguinces/roturas se pueden tratar usando una férula o un yeso, pero otros han de ser reparados quirúrgicamente.

 

Si la lesión es crónica, el ligamento podría no cicatrizar bien ni siquiera con tratamiento. En esos casos, a veces es necesario crear un nuevo ligamento usando un injerto de tendón. En otros casos, si en la articulación hay artrosis añadida, la mejor opción podría ser fusionarla para que no se mueva en absoluto (artrodesis).
(Ver GALERIA)

 


Figura 3:  Inestabilidad del pulgar tras una rotura completa de Ligamento Colateral Cubital.