Síndrome del Túnel Carpiano

El Síndrome del Túnel Carpiano es un problema que puede ocurrir cuando el Nervio Mediano, el nervio que se encarga de la mayor parte de la sensibilidad de la mano y los dedos, se comprime dentro del Túnel Carpiano.

El Túnel Carpiano está formado por los 8 huesos del carpo (huesos de la muñeca) y el Ligamento Transverso del carpo.  El túnel actúa como un pasadizo en la muñeca a través del cual el Nervio Mediano y 9 tendones pasan para alcanzar la mano y los dedos.  La compresión del Nervio Mediano, que ocurre por una disminución del espacio dentro del túnel,  puede producirse por causas como inflamación de los tejidos dentro y alrededor del túnel, retención de fluidos, presencia de gangliones, estructuras anatómicas anormales y otras causas.  En muchos casos la causa es desconocida.

 

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DEL TUNEL CARPIANO?

La sensación típica es la de “que se duerme la mano”.  Generalmente el dedo índice, el anular y el dedo medio son los más afectados, pero la sensación se puede llegar a sentir en toda la mano.  Si los síntomas han empezado recientemente no es raro despertarse con la sensación de tener las manos dormidas o con dolor, que se alivian agitando o frotando las manos.  En estadíos más avanzados, el hormigueo y el adormecimiento de los dedos pueden llegar a ser continuos.

Esquema túnel carpiano

¿CUAL ES EL TRATAMIENTO DEL SÍNDROME DEL TUNEL CARPIANO?

En la mayoría de los casos el tratamiento de inicio debe comenzar con medidas no quirúrgicas que pueden aliviar los síntomas.  Muchos pacientes notan alivio simplemente modificando sus actividades manuales para reducir la presión en el túnel y usando muñequeras para mantener las muñecas en posición neutra.  Una infiltración con corticoides  también puede aliviar los síntomas e incluso ayudar a confirmar el diagnóstico en ciertas ocasiones.

Otras medicinas como anti-inflamatorios o ciertos suplementos vitamínicos se pueden usar también, si bien no son eficaces en todos los pacientes.

Su Cirujano de Mano le realizará una adecuada exploración física para el diagnóstico y en muchos casos deberán solicitarse pruebas complementarias como Estudios de Conducción Nerviosa y Electromiografías para confirmar el diagnóstico y evaluar la severidad del problema.

Si el tratamiento no quirúrgico no resuelve el problema se debe recomendar la cirugía.  El objetivo de la operación quirúrgica es disminuir la presión en el Túnel Carpiano para aliviar la compresión del Nervio Mediano.