Lesiones de los tendones extensores

Los tendones extensores se localizan desde el dorso del antebrazo a la punta de los dedos y se encuentran inmediatamente debajo de la piel en el dorso de los dedos y la mano.  Están situados sobre los huesos y su función consiste en estirar los dedos y la muñeca.

 

Se pueden lesionar por un corte (Figura 1) o por un golpe en el dedo al arrancarse el tendón de su anclaje al hueso.  Si no se tratan estas lesiones, puede quedar afectada la capacidad de extender una o varias articulaciones.

 



Figura 1: Lesión del tendón extensor del pulgar por un corte.

 

 

LESIONES FRECUENTES DE LOS TENDONES EXTENSORES

 

El Dedo en Martillo es una lesión frecuente de los tendones extensores.  Se manifiesta como la imposibilidad para la extensión de la punta del dedo.  Se produce por el arrancamiento del tendón extensor del hueso cuando un golpe en la punta del dedo (con un balón u otro objeto) lo dobla de manera forzada.  Si no se trata correctamente puede llegar a producir otras deformidades y limitaciones en el dedo lesionado. (Ver Apartado específico de Dedo en Martillo).

 

La deformidad en ojal o Boutonniere (Figura 2) describe la posición en flexión de la articulación media del dedo (articulación interfalángica proximal).  Se suele producir por la lesión (golpe o corte) del tendón extensor a ese nivel.

 

Figura 2: Deformidad en Boutonniere por lesión del tendón extensor del dedo.

 

Los cortes en el dorso de la mano pueden lesionar fácilmente los tendones extensores.  Esto puede dificultar la extensión de los dedos.

 

TRATAMIENTO

 

Las lesiones producidas por golpes suelen tratarse generalmente con férulas.  Estas mantienen el tendón en su lugar y deben de mantenerse puestas de manera continua hasta que el tendón cicatrice y cure.  Los tendones pueden tardan en cicatrizar entre 8 y 12 semanas.  A veces es necesario incluso periodos más largos de inmovilización.  Su Cirujano de Mano le colocará la férula de la manera correcta y le dará instrucciones sobre cuánto tiempo y cómo llevarla puesta.

 

Las lesiones abiertas (cortes) pueden necesitar puntos de sutura e incluso la fijación temporal del hueso o articulaciones con agujas para proteger la reparación del tendón hasta que cicatrice.  En ocasiones es necesario la realización de cirugías posteriormente para liberar las adherencias cicatriciales cuando se produce limitación severa de la movilidad.

 

Las lesiones crónicas de los tendones extensores precisan en ocasiones de tratamientos quirúrgicos más complejos. Pueden necesitar injertos tendinosos, transferencias de otros tendones o incluso la artrodesis (fusión, eliminación) de alguna articulación.

 

Después del tratamiento, puede ser necesario un periodo de rehabilitación para recuperar o mejorar la movilidad.  Consulte a su Cirujano de Mano para saber la mejor manera de tratar sus lesiones.  (Ver GALERIA).