Dedo en martillo

¿Qué es el dedo en martillo?

 

El dedo en martillo es una deformidad de la punta del dedo seguida de la imposibilidad para extender el dedo completamente.  Esta deformidad se debe a la rotura del tendón que extiende o pone recto la última articulación del dedo (Figura 1).

 


Figura 1

 

En algunos pacientes, la deformidad se debe a la rotura del tendón junto con un fragmento de hueso unido a él, en cuyo caso se habla de “fractura-arrancamiento”.  En estos casos, la deformidad será similar a cuando se rompe sólo el tendón (Figura 2).

 


Figura 2

 

¿Cual es la causa del dedo en martillo?

 

El dedo en martillo es una lesión muy frecuente tras los traumatismos o golpes en la punta del dedo o el resultado de una flexión forzada de la punta de cualquier dedo.  Puede ocurrir al realizarse cualquier maniobra o gesto simple o por un traumatismo directo, como por ejemplo el golpe de un balón al jugar a baloncesto o voleibol.  Generalmente el paciente nota la deformidad inmediatamente tras el traumatismo, aunque otras veces la deformidad puede notarse sin que se recuerde un golpe o traumatismo previo.

 

¿Cómo se diagnostica el dedo en martillo?

 

El dedo en martillo se diagnostica fundamentalmente mediante la exploración física del Cirujano de Mano.  Las radiografías simples son útiles para determinar la presencia de una fractura-avulsión (Figura 3).

 


Figura 3: Radiografía de Fractura-avulsión del tendón extensor terminal (bony-mallet).

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

En la mayoría de los casos, el tratamiento consiste en la inmovilización con férulas de la punta del dedo.  Hay varios tipos de férulas diseñadas para el tratamiento.  El objetivo es mantener la articulación extendida (recta) hasta que el tendón cicatrice.  Se necesita una inmovilización continua, día y noche y habitualmente el tiempo de tratamiento oscila entre 3 y 4 meses.  Las férulas pueden colocarse en el dorso o en la palma del dedo lesionado.  Su Cirujano de Mano le aconsejará sobre cómo cambiar la férula y cómo evitar doblar el dedo mientras lo hace.

 

Cuando las radiografías muestran una fractura-arrancamiento, aún es posible el tratamiento conservador.  Sin embargo, otras veces es necesario el tratamiento quirúrgico, para lo que se pueden usar agujas, pines,… en función del tipo de lesión (Figura 4).

 


Figura 4: Radiografía postoperatoria de fractura-avulsión en dedo en martillo.

 

Una vez que el tendón ha cicatrizado, se iniciará la movilidad activa de la articulación y si es necesario, su Cirujano de Mano le recomendará tratamiento rehabilitador.

 

Es importante hacer un correcto tratamiento del Dedo en Martillo, puesto que si no se trata correctamente puede llegar a producir otras deformidades y limitaciones en el dedo lesionado como, por ejemplo, la deformidad en cuello de cisne (Figura 5) con las complicaciones que esto implica.  Siga las recomendaciones de su cirujano para un óptimo tratamiento y resultado satisfactorio.

 


Figura 5: Deformidad en cuello de cisne secundaria a dedo en martillo.